Miniguía para redactar los textos de tu página web

En este post aprenderás: A comprender la importacia de cada página de tu web, a conocer mejor a tu lector y a escribir textos que se ajusten a tus objetivos.

Así leemos

La experiencia de leer en papel no es la misma que cuando leemos en una pantalla. Cuando navegamos por internet, ya sea desde una tablet o desde el ordenador, escaneamos, saltamos de una parte a otra del texto.

Según los estudios de “eye tracking” de Jakob Nielsen, experto en usabilidad, nuestros ojos siguen un patrón en forma de F. Leemos la primera línea, a continuación bajamos la mirada a un renglón inferior y, por último, volvemos a la parte izquierda de la página.

Esto quiere decir que no leemos palabra por palabra. Por eso es imprescindible ofrecer incentivos al lector continuamente, para mantener su atención el máximo tiempo posible.

Esos incentivos tienen formas diferentes: pueden ser titulares, negritas, citas, encabezados o cursivas. También podemos jugar con los tamaños. Todos estos recursos sirven para “despertar” al lector aletargado y captar su atención en los puntos “críticos” del texto.

Por eso, a partir de este momento, cada vez que te pongas a escribir, piensa que tu misión es entretener

“Call to action” o el objetivo de tu web

Tras esta pequeña introducción en la que has aprendido cómo se comportará tu lector, hablemos de tu web. Muchos de los clientes que se acercan a mí para que les redacte los textos de su página, se olvidan de hacerse una pregunta: ¿cuál es el objetivo principal de su web?

¿Ventas? ¿visitas? ¿visibilidad? ¿descargas? ¿que te encuentren?

No te preocupes si no has pensado aún en esto, tenemos tan interiorizado que una web es esencial para un negocio, que a veces nos olvidamos de cuál es su verdadera razón de ser. Aquí la tienes: debes hacer esa inversión para conseguir un objetivo. Si no, no tiene sentido.

En función de ese objetivo, definiremos todos los call to action o “llamadas a la acción” de la web. Estos se corresponden con los botones que has visto en muchas páginas en los que hay frases como “contacta”, “más información” o acciones similares. Básicamente, invitan a la acción y se corresponden con el objetivo.

Te pongo un ejemplo: imagina que en cada hueco de mi web encuentras textos que tratan sobre lo bien que quedarían tus textos si yo los redactara, de los beneficios infinitos del copywriting, de cómo puedes conseguir más clientes,… pero, sin embargo, no incluyo en ningún lugar cómo puedes contactarme para que trabajemos juntos. Resulta un poco confuso, ¿verdad?

Por eso, cuando plantees una página web y, por tanto, sus textos, es importante que pienses en cómo vas a derivar a esa acción. El tono debe ser amable, pero imperativo. Ya sea “reserva tu plaza ahora”“contacta”, “pide más información”, “suscríbete” o “rellena este formulario”.

Conoce a tu lector y escribe para él

Quiero que recuerdes algo por encima de todo. Tu lector es egoísta. Quiere algo y lo quiere ahora. Cuanto más difícil se lo pongas, más aumentarán las posibilidades de que abandone tu web. Por eso tienes que plantear tu página como una experiencia, una atracción propia del mejor parque de atracciones. Si consigues escribir en tus páginas de forma que te recuerden, los buenos resultados están asegurados.

En lo que respecta a los textos, la brevedad es un plus. No quiero decir con esto que sea necesario hacer textos escuetos (la extensión es importante para el SEO), sino que seas directo en tu mensaje.

Si puedes decir algo con dos palabras, ¿por qué utilizar cinco?

Empezar a escribir y todo lo que las “keywords” pueden hacer por ti

Ahora que sabes cuál es el objetivo de tu página web, es mucho más fácil plantear este punto. Pero antes, quiero explicarte qué son las keywords o palabras clave:

Las “keywords” o palabras clave son aquellas palabras por las que quieres que te encuentren tus usuarios en los motores de búsqueda

Por ejemplo, imagina que eres fotógrafo de bodas. Si dijéramos que eres “fotógrafo” nos quedaríamos cortos, pues te dedicas a un campo muy específico de la fotografía. Posicionarte como “fotógrafo” te traería mucho tráfico, sí, pero no estaría filtrado y te haría perder mucho tiempo diciendo que no a clientes que no te interesan. Si añadieras “de bodas”, sería más fácil que la mayoría de personas que llegaran a ti estuvieran interesadas en tus servicios de fotografía para bodas.

Decide qué palabra o palabras son las que mejor representan lo que haces y úsalas de forma estratégica en tus textos de la web, ¡pueden traerte muchas visitas! Sin embargo, excederse puede ser contraproducente. Lo ideal es que si tu texto completo es el 100% incluyas, como máximo, un 5% de palabras clave.

La importancia de los títulos y los subtítulos

Es algo común. Cuando tenemos que escribir un texto importante, tendemos a no medir. Y, como si se tratara de un examen de historia, cuanto más enrevesado y largo el párrafo, mejor. No nos damos cuenta pero en realidad estamos complicando la vida al lector, lanzándole el mensaje contrario al que queremos transmitir.

No es cuestión de manejar palabras distinguidas, nuestro objetivo es hacernos entender, comunicar un mensaje y conseguir que, a través de nuestras palabras, los usuarios realicen una acción.

A nuestro favor tenemos muchas cosas. Especialmente los titulares.

Si el mensaje de tu web se entiende leyendo únicamente los titulares es que has hecho muy bien tu trabajo 

Dedica tiempo a pensarlos. Trata de que reflejen el espíritu de tu marca, que sean creativos, memorables, convincentes, atractivos,… que entretengan al lector. Cuando los tengas escritos, sepáralos de todos tus textos y evalúalos.

El juego de la tipografía y sus formatos

Te presento a tus mayores aliados. La tipografía es un gran recurso para estimular visualmente a tu lector. Como te adelantaba en la introducción, negritas, cursivas y los tamaños darán brillo a tus títulos y subtítulos.

En las webs existe una jerarquía de formatos tipográficos, que tienen también importancia semántica. Cuando aplicamos esta jerarquía, no solo estimulamos al lector visualmente, sino que le indicamos a los motores de búsqueda donde está lo más importante de nuestra web.

Sin adentrarnos demasiado en los aspectos técnicos, la arquitectura web contempla este orden:

  • H1: Se corresponde con el título de la web, los títulos de los posts,… es el más importantes. Lo ideal es incluir keywords en la medida de lo posible. Generalmente coincide con la tipografía más grande y destacada.
  • H2: Coinciden generalmente con los titulares y, aunque son menos relevantes que el H1, siguen siendo clave en tu web. Por eso es necesario incluir palabras clave en ellos.
  • H3: Los subtítulos. Complementan a los H2 y son un gran recurso para “completar” información.
  • H4, H5, H6: Es genial para esos casos en los que encadenamos un índice muy largo, con varios apartados.
  • Párrafo: Es el texto normal, el contenido en el que debes tratar de ser breve, conciso y convincente.

Las secciones imprescindibles

Si has llegado hasta aquí, bienvenido a la parte más importante del post. Lo ideal, más allá de que tu web esté especializada en algo concreto, es que contenga estas cinco pestañas básicas, que responden a todas las preguntas que pueden hacerse nuestros visitantes.

En todas ellas es recomendable mantener el mismo tono de comunicación, utilizar las palabras clave principales y situar varios call to action de forma estratégica por toda la web.

La página de inicio o homepage

Es el centro del universo, el punto más importante de tu web, tu carta de presentación. Su misión más importante es situar al visitante. Procura que en el primer pantallazo pueda ver quién eres, qué ofreces y por qué eres diferente.

  • Habla de los beneficios, es muy importante en esta sección
  • Consigue con tus palabra que tu lector se sienta identificado
  • Utiliza los titulares y subtítulos (aquí más que en ningún sitio)
  • Sé claro y conciso, no te andes por las ramas
  • Utiliza frases llamativas, esquemas, iconos, columnas
  • Y, sobre todo, procura medir mucho la extensión de tus bloques de texto

Quiénes somos o About
Tras haber captado a tu visitante o lead con los beneficios principales, aquí está tu gran oportunidad para conquistarle definitivamente. 

El “quiénes somos” es un espacio dedicado a que cuentes tu historia, compartas tu filosofía y vuelvas a remarcar aquello que te hace único. Es la parte más pura y creativa de tu web donde debes concentrar toda la esencia de tu mensaje.

Aunque esta parte hay más libertad en cuanto a extensión, la premisa de entretener al lector sigue siendo válida. Es un lugar ideal para desarrollar el eslogan de tu marca, contar tu historia o incluir opiniones de otros clientes.

Servicios
Para tener una página de servicios atractiva y efectiva es necesario pensar estratégicamente algunos aspectos básicos de tu idea de negocio.

La función de esta página es informar, pero también convencer, es decir, conseguir que con la información, los usuarios realicen la acción que quieres que hagan.

Para esto es necesario delimitar muy bien tus servicios, aclararlos hasta tal punto que cualquier persona pueda entenderlos. Una buena opción es hacer paquetes básicos que faciliten la decisión de compra. Así eliminarás barreras y transmitirás a tu lector agilidad, comunicándole que contratar y recibir tu servicio es realmente fácil.

Blog
En esta pestaña no es necesario añadir demasiado texto: los posts serán los protagonistas. 

Lo que sí puede ayudar mucho es preparar el sidebar (la barra de la derecha) para facilitar la navegación en tu web y provocar que tus usuarios puedan acceder a contenidos que seguro le interesarán.

Probablemente tengas mucha más información que pueda interesarle, así que pónselo fácil. Enumera a la derecha tus entradas más leídas, pon enlaces a tus servicios, a tus redes sociales y enlaza tus categorías.

Contacto
Una vez más, es necesario facilitar el contacto al máximo para fomentar que tus visitantes te escriban para pedir más información. Es más, si tu intención es que contraten tus servicios, la mayoría de los call to action de tu web deberían apuntar a la página de contacto.

Incrusta un formulario en el que preguntes por los datos básicos. Estos te permitirán filtrar a los clientes y conocerles un poco más antes de responder a sus consultas. Estarás más preparado. Los indispensables pueden ser el email, el nombre y un teléfono. De forma opcional, hay quien pregunta por la dirección web, sobre todo si se trata de un negocio online. Incluso puedes preguntarle por cuál de tus servicios está interesado.

Añade en algún lugar visible de esta página tus datos de contacto: dirección (si tienes un negocio local o tu localización es importante), teléfono, email y acceso a otras vías de comunicación, como pueden ser las redes sociales.

Si puedes poner una frase que invite a que te escriban y que refleje tu tono de comunicación, mejor aún. Todo esto contribuye a que te recuerden.

Espero que tengas una visión general de cómo deben ser los textos de tu web para convertir tus visitas en clientes. Recuerda: tu página es un escaparate de negocio tan importante y las palabras tienen tanto poder que merece la pena dedicar tiempo a tus textos. No lo tomes como un trabajo, tómalo como una oportunidad. Estoy segura de que empezarás a ver los resultados mucho antes de lo que imaginas.